Senderismo

04-07-2012

Los senderos de Tenerife poseen una riquísima variedad de entornos, climas, ambientes y grados de dificultad.

Senderismo en Tenerife
Los senderos de Tenerife poseen una riquísima variedad de entornos, climas, ambientes y grados de dificultad. Recorrerlos permite acceder a un conocimiento más intenso de la Isla, descubrir la plenitud de su belleza y conocer el modo de vida de sus habitantes, incluidos sus antiguos pobladores, los guanches. Ellos fueron  quienes abrieron las primeras rutas a través de espesos bosques de laurisilva o hacia las zonas de pastoreo cercanas al Teide. El más singular de los senderos de Tenerife, es, por supuesto, el que asciende hasta la cima del Teide, de 3.717 metros de altitud. De alto nivel de exigencia, es necesario solicitar un permiso especial para llegar hasta la cumbre. Su punto de partida es la zona de Montaña Blanca, a 2.725 metros de altitud, a donde se puede llegar a través de la pista que parte del centro de visitantes de El Portillo o tomando el camino que parte de la propia carretera, unos 10 kilómetros después, más cerca del área de Montaña Blanca. Los dos centros de visitantes del Parque ofrecen completa información de este y otros senderos de la zona.Además del Parque Nacional, los denominados parques rurales de Anaga y Teno son otros escenarios de gran atractivo y espectacularidad, para la practica del senderismo. El primero de ellos, el Parque Rural de Anaga, en el extremo oriental de la Isla, cuenta con algunos de los senderos más antiguos de Tenerife, como el camino real de Las Vueltas, un recorrido que se asienta sobre una antigua ruta guanche. Por lo que se refiere al Parque Rural de Teno, en el extremo noroccidental, el sendero de Teno Alto a Teno Bajo, cerca del faro de Punta de Teno, fue antes ruta de los pastores del guanches para el traslado de sus ganados.


Lo más leído